El primer día que tuve una cámara, hice fotos y me di cuenta que era un inútil.

15 horas pasaba al inicio viendo tutoriales sobre aprender a editar vídeo, luego me propuse comprar una cámara y un ordenador para aprender a filmar y editar, pero todo estaba muy limitado, es decir, la cámara no tenía entrada de micrófono y no podía hacer ajustes manuales cuando grababa, el ordenador tenía la potencia muy limitada, recuerdo que no podía agregar efectos en los vídeos que editaba porque el programa se quedaba pegado, con lo cual perdía horas de trabajo en edición o el ordenador se apagaba por recalentamiento.

En la medida que pude conseguí una cámara de vídeo esta si traía entrada para micrófono, me emocioné mucho porque al fin podía grabar entrevistas pero no tenía micrófonos, duré tres meses ahorrando para comprar un micrófono, es entonces que mi ordenador dejó de funcionar, lo intenté reparar pero no hubo manera, amigos me prestaban sus ordenadores para editar pero con el tiempo limitado.

El internet con una velocidad de 100 kbps tampoco ayudaba, subir vídeos de 3 minutos en una calidad de 720p era un suplicio, solían dilatar 4 horas subiendo, eso ni no se cancelaba la subida porque fallaba el internet.

También el paso del tiempo fue haciendo que el equipo que tenía se fuese dañando, entre ellos una cámara que logré comprar con un trabajo de vídeo que hice, una Nikon D5300 con entrada de micrófono y ajustes manuales que me permitían dar luz y color a las filmaciones que hacía, actualmente compre comprar un micrófono de pértiga con el cual, estamos grabando audio en las entrevistas que hacemos en el curso experimental en una zona rural y una cámara prestada.

Tengo claro que me falta equipo, un par de cámaras, tanto para trabajos que surjan y cursos en zonas rurales, una grabadora de audio, micrófonos de corbata, entre otras cosas.

Mi meta es formar una productora de vídeos donde el equipo sean personas de diferentes comunidades, que puedan aprovechar este tipo de conocimientos y así fomentar el aprendizaje, la sociabilidad con personas de diferentes comunidades.

Me llamo Roger Ortiz, soy nicaragüense y tengo 27 años.

Con apoyo de Centro Social Tío Antonio comencé con mi aprendizaje de cine en el año 2012, viendo vídeos en youtube, leyendo artículos en internet, una cámara que tenía a disposición para practicar y un ordenador para aprender a editar, tuve la oportunidad de participar en varios cursos de cine y diseño gráfico.

Logré realizar varios vídeos periodísticos, musicales, deportivos, dos largometrajes con temática documental y un pequeño corto de ficción. Filmaciones de las cuales pude aprender muchísimo, también logré viajar por varios departamentos de Nicaragua con amigos y diversas asociaciones, colaborando en sus proyectos, esto me sirvió para enriquecerme de mucha experiencia.

Muchos de los vídeos que he realizado están publicados en mi canal de youtube: https://www.youtube.com/channel/UCtnLG8dWxS2MoxydpjLulhw?view_as=subscriber

Siento el compromiso y la responsabilidad social de transmitir mis conocimientos a jóvenes con las mismas o menos oportunidades de las que yo conté, por eso he pensado en realizar diferentes cursos de cine, bien sea documental o ficción, en comunidades y zonas rurales.

Más veces de las deseadas comprobamos la falta de una vía, un medio donde estos jóvenes puedan expresar sus inquietures, su visión, sus sentimientos. El hecho de que puedan proyectar sus miedos, sus ilusiones, sus deseos a través de la ficción, facilita que puedan sacar lo mejor de sí mismos, además, por supuesto, de obtener conocimientos que les permita una salida laboral futura.

La Joya de Granada

En conjunto con un grupo de entusiastas realizamos este documental donde intentamos mostrar al público, el esfuerzo y sacrificio de las personas que trabajan en los camiones de basura de la ciudad, esperamos que los usuarios intenten mejorar el trato hacia estas personas, el cuidado y selección que deben tener con la basura.

  • Las entrañas del mercado

En este documental mostramos el mundo que existe detrás de las personas que viven del trabajo que hacen día a día en el mercado de Granada, posibles problemas que tienen y las mejoras que esperan de las autoridades.

  • Dentistas sin fronteras

Con este cortometraje intenté mostrar la gratitud que siento cuando vienen estos dentistas españoles, dedican su tiempo y conocimientos a las personas de escasos recursos de Nicaragua mientras están de vacaciones de sus trabajos y estudios.

  • Sueños de amor

Este es un pequeño obsequio a los abuelos de mi hija, intenté dejar algo gráfico en su familia para el recuerdo, no solo fotos sino que a ellos hablando y expresando sus sentimientos.

  • Melany y sus cuatro años

Con este pequeño corto intento retratar la infancia de mi hija, con mucha paciencia y pocos recursos, la falta de estos, será mi próximo post en el blog, como dice el título, como hacer cine en Nicaragua y no morir en el intento.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora